Inicio
 
Dos bares, una tienda musical, un aserradero y un depósito de madera fueron cerrados definitivamente en la Ciudad de la Luna luego de varias quejas recepcionadas por la Secretaría de Gobierno de Chía.
Las razones de las drásticas medidas tienen que ver con el incumplimiento del  uso del suelo -es decir desarrollar actividades inapropiadas en ese lugar- y  con alteración reiterada del orden público.
 
Los operativos de control y los consecuentes cierres ocurrieron en los barrios Osorio, San Luis, Zona Histórica y en las veredas Cerca de Piedra y La Balsa.
 
“Procedimos con el sellamiento, que se hizo tras realizar las instancias procesales correspondientes, por el funcionamiento inadecuado de los 5 establecimientos comerciales dejando claro que prima el interés general sobre el particular”, concluyó William Tamayo, secretario de Gobierno de Chía.