Inicio

 

Tras un impecable y paciente operativo adelantado por la Secretaría de Obras Públicas y liderado por el propio alcalde Leonardo Donoso, la Administración Municipal le puso fin al riesgo de colapso de la vieja estructura denominada La Filiada, en pleno Centro Histórico del Municipio.

El dispositivo, motivado por la declaratoria de ruina que hizo la inspección de Policía de Chía y el concepto del Consejo Municipal de Gestión del Riesgo, tomó aproximadamente seis horas y, contrario a lo que muchos imaginaban, no supuso una destrucción inmediata sino un lento proceso en el que dos máquinas y más de 30 funcionarios iban ‘pellizcando’ la inmensa mole como si se tratara de un bloque de queso.

La Filiada, que acorde con registros históricos habría sido erigida en 1929 –como el Colegio de Secundaria para Varones Antonio José de Sucre- fue durante estos 91 años, también, la escuela Diosa Chía e incluso la Alcaldía Municipal por un breve tiempo.

Actualmente el predio, que no es de propiedad de la Alcaldía, suponía un riesgo inminente para las personas que pasan por el sector. “Tuvimos que tomar cartas en el asunto y ordenamos la demolición ya que el dueño del predio no lo hizo”, aseguró William Tamayo, secretario de Gobierno.

Por su parte Jorge Torres, de la Secretaría de Obras Públicas, confirmó la demolición de la fachada y parte de la estructura interna y anunció que los trabajos seguirán por al menos 20 días más.

noticias2018