Inicio

  
     
 

 

Dada la preocupación de la Administración Municipal por la crisis económica generada por el Covid-19, que también ha golpeado muy fuerte el sector educativo, se agendó un espacio de acercamiento con los rectores de los colegios privados de Chía, con el fin de escuchar y apoyar las necesidades de estas ‘empresas privadas’ para determinar estrategias comunes que los fortalezcan y apoyen durante la emergencia.

Así, esta iniciativa se concretó con una reunión convocada en el auditorio Zea Mays, por parte de la Secretaría de Educación en cabeza de Liliana Villalobos, la cual se desarrolló durante la jornada del jueves 28 de mayo. Fueron invitados 76 colegios y jardines infantiles, quienes estuvieron organizados en tres horarios, por grupos poblacionales y calendarios académicos, con el fin de agrupar intereses comunes.

En el saludo del alcalde Luis Carlos Segura a los directivos docentes, les manifestó que “la educación, hoy más que nunca, tiene que ser vista como un servicio público y, a pesar de la incertidumbre, hay que anticiparse con acciones particulares y estrategias comunes que permitan empezar a tomar decisiones. Llevamos dos meses y once días desde que se determinó el cierre de los colegios, tiempo en el que se ha demostrado que el Covid no será excusa para frenar los procesos educativos”.

Dentro de las principales inquietudes socializadas, los rectores tocaron temas como la preocupación por los altos índices de deserción en la educación preescolar en los jardines infantiles; también, se abordaron aspectos enfocados al sostenimiento de una comunicación y cercanía permanentes con la Secretaría de Educación, para no sentirse solos en la tarea de reinventar su logística de regreso a clases, una vez la normativa nacional así lo permita; y obviamente, la incertidumbre de los proyectos educativos en el corto plazo.

Igualmente, y con la presencia del Secretario de Hacienda Harold Ramírez, se pusieron sobre la mesa situaciones económicas que serán evaluadas de forma particular, para revisar la posibilidad de alivios sobre las obligaciones financieras de las instituciones con una cartera en aumento, teniendo en cuenta la deserción de estudiantes y los altos costos fijos que manejan, especialmente en nómina, arriendos e impuestos. A la vez, se reiteró la obligatoriedad de los colegios para no generar cobros sobre servicios como transporte y alimentación para sus estudiantes, mientras se mantenga la modalidad de clases no presenciales, dadas algunas quejas al respecto.

En este sentido, el alcalde explicó que la otra cara de la moneda es poder soportar, desde la Administración Municipal, el apoyo a los padres de familia para garantizarles el derecho de la educación a sus hijos. “Muchos de ellos están atravesando condiciones de dificultad, en donde una de las preocupaciones más grandes está reflejada en cómo poder pagar los estudios de quienes aún están en etapa escolar. Así que nuestro compromiso es compartido, con los colegios, pero también con los padres”, puntualizó el alcalde.

La invitación final se enfocó a que los colegios se alineen con las disposiciones de la Secretaría de Educación Municipal, para que trabajen juntos por un propósito común, resaltando que ellos son la herramienta clave para contribuir en la construcción de una Chía EDUCADA.

 

Noticias