Inicio

 

Chía, 17 de octubre de 2020. Los niños, niñas y adolescentes con discapacidad, representan un grupo poblacional para quienes la reinvención de una nueva normalidad, con la llegada de la pandemia, debió enfocarse en poder explicarles cómo su entorno nuevamente se vería transformado.

Estar en casa impidió que pudiesen seguir rodeados de sus amigos y de las personas que viven sus mismas experiencias, pero sus procesos siguieron adelante, con un ingrediente especial: un acercamiento valioso hacia sus familias, que debieron involucrarse aún más en su cuidado y aprendizaje.

Estas circunstancias han sido respaldadas por la Secretaría de Desarrollo Social a través de su Programa de Discapacidad y su atención a la población vulnerable y, por ello, hoy comparten esta experiencia con el proceso que han tenido los 60 niños de Chía con discapacidad auditiva y cognitiva vinculados desde la Administración Municipal a la Fundación ICAL, donde el aprendizaje formal avanza rodeado de tranquilidad, esperanza y lazos de unidad cada vez más fuertes.

 

Noticias