Inicio

Desde la tarde de este viernes 2 de noviembre, y hasta pasadas las 4:00 de la mañana del sábado el alcalde Leonardo Donoso -junto a su equipo de trabajo- realizó operativos con el único propósito de que Chía estuviera en completa calma. El saldo que dejó el operativo fue una captura por violencia a servidor público, 10 vehículos inmovilizados por transporte no autorizado, más de 30 sujetos conducidos al CTP por irrespeto a la autoridad. De igual forma las autoridades sellaron un establecimiento por no tener documentación y por vender licor cuando su actividad económica debía ser únicamente la venta de comida. Los operativos fueron liderados por el Mandatario,más de 50 funcionarios de la Administración Municipal, la Policía Nacional y agentes de tránsito. Finalmente y, pasadas las 4:00 de la madrugada, Chía quedó en completa calma, gracias a dicha operatividad y al buen comportamiento en general de la comunidad durante este cierre de fiestas de Halloween.

Con gran devoción y una excelsa participación, más de 5 mil habitantes de Chía recibieron a nuestra señora de Fátima durante las más de 12 horas que estuvo por la Ciudad de la Luna antes de emprender camino hacia la ciudad de Bogotá.

Como estaba presupuestado y tras un viaje de más de 20 horas en la cabina de un avión de Avianca y de una peregrinación por un puñado de ciudades y poblaciones de Colombia, la imagen de Nuestra Señora del Santo Rosario de Fátima llegó a Chía proveniente de la República Portuguesa, en el sur de Europa, y se convirtió en el centro de una caravana de fe y esperanza que arrancó desde el restaurante Colombia, en frente a Centro Chía, y llegó al Parque Principal.

La advocación mariana, que recuerda la historia de varias apariciones de la Virgen a los pastores Lucía dos Santos, Jacinta y Francisco Marto en la Cova da Iria, Fátima, en Portugal, entre el 13 de mayo y el 13 de octubre de 1917, vino a la Ciudad de la Luna a dejar un mensaje de renovación y conversión.

“Que la imagen de nuestra Señora haya venido desde la lejana Portugal y esté hoy aquí, con nosotros, no puede ser otra cosa que el designio celestial claro y contundente de Fátima para que recemos el Rosario y consagremos, sobre todo a los niños, a su inmaculado corazón”, dijo el alcalde Leonardo Donoso.

La caravana, que arrancó sobre las 11 de la mañana y a la que poco a poco se iban adhiriendo ciudadanos rebosantes de fe y esperanza, culminó en el Parque Santander, en donde unas 3 mil personas esperaban la primera misa campal del día y la coronación de la imagen de Nuestra Señora.

Ya entrada la noche, arrancó la segunda misa campal que le daba cierre a este gran momento de religiosidad, en el que no hubo solamente eucaristía sino también la presentación del coro de la Infancia Misionera de Chía y de los maestros y estudiantes de la casa de la cultura quienes interpretaron Ave María de Schubert, dando así cierre y despedida a la virgen de Fátima.

noticias2018