Inicio

 

En la vereda La Balsa -sector Sabaneta- en alcalde Leonardo Donoso prometió y cumplió, invirtiendo más de 400 millones de pesos en adecuación de vías, reductores de velocidad y demás proyectos que se realizan actualmente en la vereda.

Luego de un par de meses en los que el Mandatario había hecho algunos compromisos, el pasado sábado llegó a contarle a la comunidad de Sabaneta cómo avanzan los mismos y cuáles iniciaran en los próximos meses.

Se trata del mejoramiento de las vías, puntualmente la pavimentación de las calles primera sur y primera A, así como la carrera segunda, que por ahora está en nivelación del terreno para que en una semana ya se esté aplicando el pavimento.

De igual forma ya quedaron construidos los reductores de velocidad, a pedido de la comunidad, ubicados en la carrera cuarta.

Finalmente hay que mencionar que los demás proyectos para el sector iniciaran en un mes aproximadamente, hablamos de la instalación de dos cámaras de video-vigilancia de alta resolución y las adecuaciones para el salón comunal.

Así mismo se culminaran, en el mes de abril, los trabajos de la ciclorruta en Guaymaral y el mejoramiento en el alcantarillado que va por toda la carrera primera, este último proyecto iniciaría en mayo próximo.

Para el alcalde Leonardo Donoso descontaminar el río Bogotá y darles calidad en servicios públicos a sus habitantes fue uno de los pilares en su Plan de Desarrollo Sí…Marcamos la Diferencia, por eso no se han escatimado esfuerzos ni recursos para hacerlo realidad, a tal punto que la inversión en saneamiento básico y agua potable en lo que va corrido de esta administración ya supera los 119 mil millones de pesos, una cifra nunca antes vista.

Y es que entre las obras que ha venido realizando la Empresa de Servicios Públicos de Chía (Emserchía) están el tanque de almacenamiento con una inversión de 8 mil millones de pesos la cual beneficiará a cerca del 60 por ciento de la población de las veredas de la parte occidental como son Fagua, Cerca de Piedra, Fonquetá y Tíquiza.

De igual manera y en ese mismo margen occidental está la construcción de ocho kilómetros de un interceptor de aguas residuales, cuya inversión es de 7 mil millones de pesos con el cual se logrará la eliminación de los 14 vertimientos a cielo abierto que van al Ríofrio y a través de este interceptor se separarán las aguas lluvias de las residuales, lo que permitirá que las aguas lluvias se viertan al río directamente, mientras que las negras llegarán a la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales (Ptar2). Se calcula que entrará en servicio en agosto de este año.

Las obras continúan, así en la calle 29, considerada la segunda zona urbana del municipio, con una inversión de 8 mil millones de pesos también se construyó un colector de 1.6 kilómetros, además de el de la calle 10.

A estas obras se suman las exigidas a los constructores privados como Amarilo y Saldarriga Concha cuyas obras de colectores, que superan los 17 mil millones de pesos y beneficiarán a cerca del 30 por ciento del municipio, separarán las aguas lluvias de las negras de los sectores de Samaria, Campincito, Calle 7, Santa Rita, 20 de julio, la avenida Pradilla, el barrio San Francisco, entre otros.

Noticias